Crítica de la Revista Scherzo al CD de Pancrace Royer

13 julio 2011 - Revista Scherzo. Abril 2013. Seleccionado como Disco Excepcional del Mes.

Crítica de la Revista Scherzo al CD de Pancrace Royer[...] Resulta difícil imaginar otra tarjeta de presentación mejor que ésta para Mahúgo [...]

Ver artículo en Revista Scherzo. Abril 2013. Seleccionado como Disco Excepcional del Mes.

ROYER:

Premier Livre de Pièces pour clavecin. Yago Mahúgo, clave.

BRILLIANT 94479 (Cat Music). 2013. 62’. DDD. N PE

 

UNA REVELACIÓN

 

En el número 280 de nuestra revista, con motivo de la recensión del magnífico disco con obras bachianas a cargo de Ignacio Prego, me refería a Yago Mahúgo, entre otros, como integrante de una formidable plétora de jóvenes clavecinistas españoles. Quienes en su día dudaran de mi aserto, aquí tienen la ocasión de comprobarlo. Se trata de un monográfico dedicado a Joseph-Nicolas-Pancrace Royer. Nacido en Turín (mitad italiana, mitad francesa) y primo de François Couperin, Royer gozó de gran prestigio en vida por sus óperas y por las transcripciones para clave que hizo de algunos pasajes instrumentales de esas óperas. Por desgracia, sólo se conservan tres de aquellas óperas y un puñado de obras de diverso tipo (odas, canciones, motetes…), además de su Premier Livre de Pièces pour clavecin, publicado en 1746. De la calidad de estas piezas para clave da fe el hecho de que Christophe Rousset, maestro de Mahúgo, lo grabara en 1993 para L’Oisseau Lyre y lo repitiera en 2008 para Ambroisie. En la primera versión, además de las 14 piezas de que consta el libro, Rousset incluyó otra suelta, descubierta por él mismo: La Chasse de Zaïde. Mahúgo ha optado también por añadir La Chasse de Zaïde, en una lectura global en la que, en mi opinión, el alumno supera al propio maestro (y vuelvo a lo de antes: si dudan de lo que afirmo, no tienen más que comparar). Tanto en las piezas rápidas (la endiablada Marche des Scytes), como en las lentas (el conmovedor rondeau de La Zaïde), la interpretación del clavecinista madrileño resulta sencillamente antológica. El sonido del clave (una copia de un Ruckers) es fantástico, ayudado por una muy buena toma del ingeniero Alessandro Simonetto (que también es clavecinista). Resulta difícil imaginar otra tarjeta de presentación mejor que ésta para Mahúgo, a quien también se deben las muy ilustrativas notas de la carpetilla.

 

Eduardo Torrico



Comentarios