Crítica de la Revista Scherzo al CD de la obras completas de Clérambault y Marchand

02 marzo 2016 - Revista Scherzo. Marzo 2016. Seleccionado como Disco Excepcional del Mes.

Crítica de la Revista Scherzo al CD de la obras completas de Clérambault y Marchand"[...] Mahúgo ofrece aquí de nuevo una lección magistral de grandeur frente al teclado [...]"

Ver artículo en Revista Scherzo. Marzo 2016. Seleccionado como Disco Excepcional del Mes. Descargar fichero

CLÉRAMBAULT / MARCHAND:

Música completa para clave. Yago Mahúgo, clave.

BRILLIANT CLASSICS 94790 (Cat Music). 2016. 77’. DDD. N PE

 

PREDESTINADO

 

El universo clavecinístico francés es tan inmensamente vasto que muchos de sus representantes deben aguardar con paciencia a que algún intérprete les dedique un mínimo de atención. Tal es el caso de Louis-Nicolas Clérambault, conocido sobre todo por sus cantatas y por alguna composición de carácter sacro (Vincent Dumestre rescató
hace bien poco para Alpha un hermoso miserere a tres voces), y de Louis Marchand, a quien los buenos melómanos recuerdan especialmente por su frustrado duelo musical con Johann Sebastian Bach en Dresde y por su polémica con Luis XIV.

Cuentan de Marchand que estaba tan acosado por su mujer, de la que se había separado, que hasta el propio rey terció en el asunto y ordenó que se le retuviera la mitad de su sueldo para entregárselo a esta. Un día, en pleno oficio religioso en la capilla real de Versalles, Marchand optó por abandonar la tribuna, alegando que, si no se le pagaba más que la mitad de su salario, no estaba obligado más que a cumplir con la mitad de su trabajo. Alguien, con buen criterio, le recomendó que huyera súbito al extranjero para evitar problemas mayores con el monarca. La casualidad ha querido que en cuestión de meses hayan aparecido dos discos dedicados a Clérambault y Marchand, con un programa a la fuerza idéntico, ya que se incluyen en ellos las únicas piezas para clave que han sobrevivido de ambos compositores: Luca Oberti, en el sello Stradivarius, y Yago Mahúgo, en Brilliant Classics. El español añade, con este registro, más méritos a su ejecutoria para ser considerado una ineludible referencia a nivel mundial, pues hay pocos clavecinistas que dominen tan bien como él el complejo repertorio francés (no nos cansaremos jamás de alabar su excepcional y aclamadísima grabación con piezas de Joseph-Nicolas-Pancrace Royer) y, por encima de todo, que sean capaces de tocar con tanta finura y con tanta delicadeza. Se dice, como tópico, que hay intérpretes que están predestinados desde la cuna a abordar cierta música. Si ello es cierto, estamos ante un buen ejemplo, porque Mahúgo ofrece aquí de nuevo una lección magistral de grandeur frente al teclado. Estas obras de Clérambault y Marchad son bellísimas, en efecto, pero hay que saber moldearlas como sólo Mahúgo es capaz de hacerlo.


Eduardo Torrico



Comentarios